Va a acceder a la web internacional de Goodman. ¿Está buscando la web del país en el que se encuentra?

Minimizar las emisiones y los impactos medioambientales de nuestras construcciones es siempre nuestra primera y máxima prioridad. Pero para alcanzar la neutralidad de carbono, hemos visto que necesitamos ir más allá: por eso compensamos las emisiones incorporadas que son simplemente inevitables.

Por qué compensamos

Reconocemos que compensar no es la panacea. Tampoco es una licencia para contaminar, emitir o extraer; para nosotros, es siempre un último recurso que nos ayuda a alcanzar emisiones netas cero. El primer paso es calcular y comprender el impacto de nuestros desarrollos. El segundo es explorar todas las opciones posibles para reducir dichos impactos. A continuación, para aquellas emisiones que no podemos eliminar, planeamos su compensación mediante bonos de carbono certificados.

Qué compensamos 

Creemos que, para preocuparnos realmente por el medio ambiente, no es suficiente mirar lo que tenemos justo delante de nosotros.

Al medir la huella de carbono incorporado de nuestras construcciones, realizamos evaluaciones del ciclo de vida para ver más allá de la energía y residuos consumidos en nuestras obras. También miramos hacia las actividades precedentes, desde extracción de materias primas hasta la transformación de dichas materias a insumos y bienes secundarios y a su transporte hacia nuestras ubicaciones de construcción. Tomamos en cuenta todas estas emisiones precedentes a la hora de calcular nuestra responsabilidad hacia la reducción y consiguiente compensación de la construcción de nuestras instalaciones logísticas.

¿Sabía que…?

Según el último informe del IPCC, publicado en agosto de 2021, ya estamos encaminados hacia un futuro en el que el calentamiento global supondrá un aumento total de al menos 1,5 grados centígrados. Por eso, creemos firmemente que necesitamos reducir nuestra huella todo lo posible; pero también necesitamos compensar todas las emisiones inevitables para limitar aún más nuestro impacto sobre un clima ya sujeto a mucha presión.

Cómo compensamos 

El criterio más importante para todas las iniciativas de compensación que apoyamos es que estén incluidas en estándares internacionales fuertes y reconocidos, que estén acreditados por la Alianza Internacional de Reducción y Compensación de Carbono (ICROA, por sus siglas en inglés). Además, buscamos proyectos que estén relacionados con nuestras propias áreas de interés sobre sostenibilidad (tales como la energía limpia, la biodiversidad y el bienestar humano) o bien con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Proyecto de protección de los bosques Kariba

Una de las iniciativas de compensación que estamos orgullosos de apoyar es el proyecto de protección de los bosque Kariba en Zimbabwe. A la luz de las dificultades económicas y políticas de Zimbabwe – y deforestación generalizada en la región – se puso en marcha la iniciativa Kariba para salvar los bosques, proteger la vida silvestre y al mismo tiempo, cambiar vidas. Protegiendo casi 800.000 hectáreas de Bosque, Kariba ha formado un corredor de biodiversidad gigante a través del norte de Zimbabue que garantiza un abundante espacio para que los ecosistemas sanen y las comunidades prosperen.

Desde su lanzamiento en 2011, el proyecto Kariba ha evitado la emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono mediante la protección de los bosques y la mejora de la biodiversidad – promoviendo el desarrollo sostenible de la región, así como la autonomía y bienestar de las comunidades locales. Y como una iniciativa de compensación de carbono acreditada por ICROA, sostenida por el Proveedor líder de soluciones climáticas South Pole, estamos seguros de que Kariba continuará desarrollando grandes iniciativas en beneficio de nuestro planeta.

Conoce más sobre el proyecto de protección de los bosques Kariba

Kariba project